Mauricio Bustamante

ENTREVISTA AL GENIAL MAURICIO BUSTAMANTE

RC.-Mauricio donde naciste y como fue tu infancia?

Ramón, yo nací en la ciudad de México en 1948.  Viví con mis padres y mi hermano, José, en varias partes de la ciudad porque éramos nómadas con poca estabilidad económica.  Por lo cual, el hogar que siempre fue mas estable para mí fue el de mi abuela en Coyoacan, en donde la vida era tranquila y gentil.  Mis padres eran cariñosos y mi hermano y yo nos sentimos apoyados en todo; ahora que se cuanto sufre la gente con sus padres en cuanto a la falta de apoyo en muchas áreas importantes de la vida, mis hermanos y yo nos asombramos a lo afortunados que siempre fuimos.  Nuestros padres nos hicieron sentir adorados.  Mi papá era cantante y los dos se sentían bohemios y eran sumamente inteligentes; a mi me encantaba lo apasionadamente que platicaban de los actores.  Mi papá me explicaba todo al respecto a las películas cuando nos llevaba al cine y para mi mamá era muy importante que nosotros supiéramos lo que era el teatro, y lo importante que era tener la experiencia de aparecer en los espectáculos de la escuela.  Yo sabia que para mis padres era muy importante que yo supiera lo que era ser artista y platicaban de lo bien que uno había participado en las funciones.  Genuinamente disfrutaban vernos en el escenario.  Mi abuela, quien era una mujer sumamente gentil y culta, me explicaba lo importante que eran los hermanos Soler y su escuela en México, en donde uno debía de ir a aprender lo que era verdaderamente ser actor.

RC.- Como surgió la actuación…?

Conocimos a Marco Antonio Campos – Capulina – cuando yo cumplí doce años al estar cenando en Samborns en la Avenida Juárez.  Estaba el restaurante repleto de gente y lo invitamos a sentarse con nosotros y no solo lo hizo, sino que nos dio muchos consejos acerca del trabajo de un actor y nos invito a Televicentro a ver su programa, que se daba los jueves a las ocho de la noche.  Fuimos y yo me quede totalmente enamorado de todo lo que eran esos profesionales que aparecían en la televisión con el.  Yo seguí yendo a Televicentro, hasta que un joven productor me pregunto que si yo trabajaba ahí y le dije que no que yo solo estaba con Capulina, quien mentía y les decía a todos que éramos, mi hermano y yo, sus sobrinos para que nos dieran campo libre por todo Televicentro.  Realmente un apoyo increíble.  Pues el joven productor me dio trabajo y a la semana siguiente mi hermano y yo ya empezamos a trabajar con Mantequilla, Elvira Quintana y la Consentida en un programa en el cual Elvira Quintana era la maestra del salón de la escuela, mantequilla era el niño muy precoz y mi hermano, varios otros niños y yo éramos los demás estudiantes en el salón en donde se hacían miles de payasadas con mantequilla como el que iniciaba todo el relajo en la clase.  Era un tiempo divertidísimo.  Durante esos tiempos, vi. A Carmen Montejo y a todas las actrices principales de México trabajando y me enamore de lo bien que lo hacían todo – a mi de vez en cuando me tocaba estar en la mesa del maquillaje junto a Carmen Montejo y yo estaba enamoradísimo de ella.  Yo sabía que era de veras algo especial como actriz, no solamente como estrella.

RC.-Fue difícil trabajar “en vivo”….?

Desde el momento en que me subí a las tablas me empecé a dar una divertida como la que nunca me doy fuera del teatro.  Hasta el New York Times dijo una vez que yo me divertía mucho en el escenario, por lo cual yo divertía mucho al publico.  Los actores con quien yo trabajaba, igual que Lee Strasberg siempre comentaron que yo solamente me subía al foro a divertirme.  Cuando un actor me pregunto si no me daba miedo, yo tenia el papel estelar en una obra musical buenísima a los 19 años en Denver, Colorado, no supe como interpretar esa pregunta, le llame por teléfono a mi mama para contarle que me habían hecho esa pregunta y casi se murió de la risa.  Mis padres lloraban y mi papa hasta gritaba del gusto cuando me veía en el foro – me apenaba algo, pero yo sabía que ere el hombre más orgulloso del mundo.  Mis padres me querían hacer sentir que yo era algo de otro mundo cuando trabajaba.

RC.-A quienes recuerdas…?

A mis maestros benditos y encantadores.  Las personas más dedicadas y bellas que pudieron haber entrado a mi vida.  El maestro de la escuela en Denver, Cololorado, con quien todavía me paso muy buenos ratos con su familia y el, Joe Craft.  El maestro James Curtain en Colorado, quien también me tenía en el Colegio en el departamento de Teatro y me hizo aprender Ingles haciendo los papeles de Shakespeare frente al público.  Estos maestros me tuvieron fe y me ayudaron a aprender lo que era la magia del teatro y el público.  Después mi amigo, mi hermano y maestro, Stanley Zareff a quien conocí en Colorado y quien se encargo de que yo siguiera buenos caminos en mi vida personal y artística.  El me forzó a que fuera al Psiquiatra y a las clases de actuación.  Al llegar a la clase de Lee Strasberg en 1973, no pude creer lo que veía al verlo trabajar.  Era una cosa extraordinaria ver el enfoque con el cual trabajaba con los actores. Era una especie de Einstein en el teatro.  Ahí es cuando supe lo quería hacer con el resto de mi vida.  Fue hasta el año y medio, en el 1975 que me inscribí de tiempo completo en la escuela, en la cual sigo estudiando y enseñando hasta el presente.  Lee me mando a la Maestra Irma Sandrey con quien he seguido trabajando por los últimos 32 años y con quien ahora tengo una pequeña compañía de producción de teatro y cine.  Ella me ha guiado artísticamente y me ha enseñado a trabajar tan bien como me es posible para mí.

RC.-Como llegaste a Estados Unidos en 1968…?

Nosotros llegamos a Los Ángeles en 1962.  Desafortunadamente mis padres no pudieron sobrellevar ciertos obstáculos económicos en México.  Ellos ya se habían divorciado desde el 1959, aproximadamente, y la única opción que mi mama pudo encontrar fue venirse a Los Ángeles a trabajar con un amigo quien tenía un bar.  Me muero de la risa porque mi pobre madre jamás había  estado en un bar.  Era una muñeca quien todos los que la conocían adoraban. Fue allí donde se enamoro de ella mi padrastro, George Clifford Walker y se casaron a los dos años.  Nos mudamos a Denver con el y tuvimos dos hermanos mas, quien ahora viven en Colorado, cerca de mi hermano José.  Fue una vida divertida, aunque difícil porque mi mama tenia el síndrome  bipolar, el bebía mucho y se volvían unos tiempos sumamente difíciles.  Aun así, el nos quiso mucho, también estuvo muy orgulloso de mi trabajo en el escenario y nos dio todo lo posible en los Estados Unidos – fue así como obtuvimos la residencia Estadounidense y eventualmente la ciudadanía.  Mi hermano, José y yo fuimos reclutados para la guerra de Viet Nam a la que el fue a la artillería, y yo ala la infantería.  Como el fue antes que yo, a mi me mandaron a Corea y me hicieron el encargado del entretenimiento de la División de Infantería en Corea por 13 meses.  Regrese del ejercito y empecé a trabajar en el teatro sin parar hasta que conocí a Lee Strasberg y entre a la escuela.

A los cuatro años de escuela empecé a trabajar nuevamente y hacia las dos cosas, trabajo y estudio.  He viajado en el teatro por todos los Estados Unidos en los teatros más lindos del país.  Ha sido una experiencia que me ha vuelto responsable como profesional porque de las miles de funciones que he tenido la buena fortuna de dar, jamás estuve ausente.  Nunca han tenido que substituirme alguien durante un espectáculo y han sido fácilmente como seis mil funciones en total.  Eso te da mucho carácter y sentido de profesionalismo.  Pues no vale desperdiciar esa increíble fortuna de poder trabajar en algo que uno lo piensa como algo bendito.  Y con lo que sacrificaron mis padres para que uno saliera adelante serio una grosería no trabajar con ese sentido de responsabilidad.

RC.-Trabajar con la luminaria del cabaret  “K.T. SULLIVAN”   que experiencia te ha dejado…’?

Pues eso si que me salio de pura sorpresa.  Ella y yo estábamos de gira en un a obra por año y medio por todo el país en 1994.  Empezamos una amistad verdadera en la cual, cuando había posibilidad en los hoteles, utilizábamos suites uno junto al otro y hacíamos una vivienda grande en el hotel.  Ella me oía hacer los ejercicios de canto antes de irnos al teatro y me dijo un día que yo debería de hacer un cabaret.  Bueno, yo pensé que era un piropo bastante generoso de una de las grandes del cabaret.  Pero, siguió con el afán de que yo seria bueno en el cabaret y que ella misma me iba a dirigir.  Pues pensé que seria uno un tontito de no aprovechar tal oportunidad y nos pusimos a ensayar.  Que cosa más increíble!  Los mejores músicos de Nueva York!  Unas canciones increíbles del teatro y cabaret.  Se hizo el contrato por una noche pero el cabaret llamo para informarnos que se había vendido toda la entrada y que había suficientes reservaciones para toda otra noche.  Pues se hicieron las dos noches y subsecuentemente cada día festivo en la ciudad se volvía a hacer el espectáculo, y se seguía vendiendo.  Después de un año, pensé que no era el medio en el cual yo quería seguir desarrollándome; sin embargo fue una experiencia en donde conocí a las personas mas finas del medio en Nueva York, con quien mantengo unas amistades dulces y divertidísimas.  Ella sigue triunfando en los mejores salones de la ciudad y uno no puede dejar de enamorarse de ella cada vez que sale a cantar.

RC.-Estudiar de tiempo completo con “SHELLEY WINTERS”,    que experiencia te dejo…?

Shelley era una amiga y parte de una familia de teatro con quien uno se sentía precisamente como con familia desde el momento que uno entro a su clase en el Instituto de Lee Strasberg en 1975.  Me quería mucho y en gran parte porque soy Mexicano – aunque no lo decía, yo sabia porque lo mencionaba con tal cariño, que su amigo Mexicano tenia la razón o había hecho algo bien o mal.  Me aseguro ella que necesitaba seguir enfocado con mis estudios porque el que no esta bien concentrado y enfocadito no llegaba a nada.  Después nos veíamos en los teatros en donde trabajábamos en varias ciudades del país y le llevaba a mi mama a saludarla, lo cual tenia a mi mami volando de alegría.  Queríamos mucho a Shelley.  Me ayudo a valorar mi persona tanto como a mis demás maestros.  Ella también me dio mucha instrucción de lo que era trabajar con los mejores directores del cine y teatro y como uno debe de llegar a trabajar frente al director, no a hablar, algo que Lee siempre nos inculcaba.

RC.-Como se da una buena actuación…?

El actor tiene que aprender a crear una realidad verdadera en el escenario cada vez que empieza la función.  Uno tiene que saber lo que va uno a hacer como si fuera una pieza de música.  El actor que sabe transformar su instrumento de manera que se puede cambiar la realidad literal a la realidad de la escena puede convencer al público que algo real esta sucediendo en la escena porque algo real esta sucediendo.  No fingimos que estamos sufriendo en la escena, sufrimos verdaderamente como atletas que pueden porque se han entrenado esos músculos.  Nosotros podemos hacer en la escena lo que una persona que no esta entrenada terminaría en la clínica medica porque se entrenan esos músculos.  También se entrena la disciplina para regresar a la realidad literal durante los aplausos a fin de la obra.  No esta uno actuando, esta uno viviendo una realidad – es lo que el público puede creer y es lo que es una buena actuación.

RC.-Que extrañas de México…?

TODO!  Aquí en Brooklyn vivo en una comunidad con mucha gente linda de México.  En la casa hay muchos toques Mexicanos.  Tenemos comida, música, literatura, y ahora estamos preparando un cortometraje con todo un equipo Mexicano – decimos que estamos formando la mafia Mexicana porque para empezar todo en nuestra película es Mexicano.  Estoy súper orgulloso de que hay talento de primera clase de nuestro país aquí en Nueva York: Laura Patalano, Miguel Rangel, Osvaldo Hernández de Piedras Negras, Coah,  Sara Selig Manh que nos dirige y Miguel Urtiaga que viene de Monterrey, Nuevo León a trabajar en la película con nosotros.  La película esta basada en una tragedia que verdaderamente sucedió aquí en mi vecindario de Brooklyn a una familia Mexicana.

RC.-Como es el teatro latino en New York…?

Nueva York tiene una comunidad Latina increíble.  Hay un talento que es internacional y de lo mejor del mundo.  Todos los países de Latinoamérica estar representados en varios teatros que son parte de la espina cultural de nuestra ciudad: Teatro LATEA, Repertorio Español, Teatro Rodante Puerto Riquenio, Teatro Yiati y muchos mas.  Todo el mundo sabe que estos teatros son sumamente importantes y valuables.  Somos muy afortunados por tenerlos aquí.  Cuando yo empecé a trabajar en Español en el Teatro LATEA en 1990, hacia casi 30 años que yo no trabajaba en Español y me costo mucho trabajo pero me era claro que estaba disfrutando una nueva extraordinaria oportunidad – gente lindísima de todo Latinoamérica.

RC.- Los últimos 32 años has trabajado con IRMA SANDREY” que logros han obtenido…?

Una maestría técnica que es reconocida en todo el mundo.  Irma se ha encargado de verme crecer como artista verdadero como Lee lo describía.  Afortunadamente sigo enamorado de mi trabajo como actor y maestro, gracias, en gran parte, a Irma.

RC.-Al nigropetrense  “OSVALDO HERNANDEZ”, lo estas dirigiendo en  “caja de galletas”, como va ese proyecto..?

Osvaldo es un actor dedicadísimo.  Todo detalle de su trabajo esta pensado con un cuidado increíble y es un orgullo tenerlo en el elenco de La Caja de Galletas.  Lo conocí en la clase de Irma porque yo estoy encargado de sus clases cuando ella tiene algún compromiso profesional y me dio mucho gusto tener un paisano que tiene esa ética profesional que muy pocos tienen.  Aparte de su talento como profesional, Osvaldo es un joven increíblemente bien educado y que encanta a quien lo conoce.  Ya tengo pensado nuevos proyectos para seguir trabajando con el.

RC.-Existen buenos dramaturgos latinos…?

Y como!!!  Presentemente tenemos obras en NY de Jorge Amado, Caridad Svich, Nilo Cruz, Pedro Calderón de La Barca (nada mas), Saulo García, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Lorca, Carmen Rivera, y esos son solo los que están en el Repertorio Español.  Así que aquí nos damos el lujo de una variedad de genios Hispanos que nos enriquecen la vida cultural todo el año.

RC.- Si fueras un juguete, cual escogerías…’?

Esa es una pregunta que solo un artista preguntaría.  Nunca se me ocurren esas cosas y cuando suceden son divertidísimas y sumamente creativas.  Yo escogería una guitarra porque hace música bellísima, y cuando ere niño las guitarras de mi papa me fascinaban pero estaban prohibidas de tocar – me muero de la risa al pensarlo.  Yo solo quería jugar con ellas, no tenia ganas de aprender nada – jajaja.

RC.-Con cuales directores reconocidos estas actuando en cine..?

Con nadie.  Yo estoy trabajando con jóvenes que están empezando sus carreras y que traen ideas buenísimas como Francesco Saviano, Angelique Letizia, George Gross, Keren Azmon, Victor Cruz, Virginia Sanchez – son talentos sensacionales.  Si voy a todas las audiciones que me manda el agente para películas  pero mi enfoque esta con estos nuevos talentos.  Veremos cuales siguen saliendo adelante y yo seguiré trabajando con ellos – deséanos buena suerte.

RC.-Como pude triunfar un actor mexicano en New York…dime… No se lo digo a nadie…?

Jajaja!!!  Nada – con buenas éticas de trabajo y astutas decisiones de con quien trabajar.  Aquí la metes y todo el mundo se entera, así que mejor trabajar, trabajar, trabajar porque el que cause problemas no llega a nada.  Tiene uno que estar bien entrenado y encontrar formas de siempre estar activo en el trabajo del actor, sea en pequeños teatros, cine, cualquier manera de estar activo en el arte del actor.

RC.-Hace meses, tuve la suerte de entrevistar al dramaturgo Humberto Robles., su gran éxito ya llego a New York…?

(Mujeres de arena, Frida, las muertas de Juárez)

Pues ese si que es un gran honor.  La que a mi me fascina es el monologo de Frida porque éramos sus vecinos en México – obviamente porque es una de las contribuciones mas valiosas en el mundo del arte.  Desafortunadamente yo nunca he visto una de sus obras en el escenario.  No recuerdo haber leído que alguno de nuestros teatros todavía haya producido una de sus obras.  Me dirigió Alejandra Orozco, una actriz, directora y maestra mexicana, en La Mala Sangre de Griselda Gambado en el Repertorio Español.  Le tengo que mencionar lo de Humberto – seria genial trabajar con sus obras – y con las tuyas!

RC.-Que personaje que actuaste nunca olvidaras…?

Crispin en Los Intereses Creados de Jacinto Benavente.  Ese personaje abarca todo lo que es el ser humano.  Aparte de que es teatro de una época extraordinaria y que en mi caso fue traducida por una de las figuras más encantadoras de nuestro teatro aquí, Susana Tubert de Argentina.  Ella me dirigió en la obra en el Teatro Alliance en Atlanta, Georgia, que es el teatro principal del sur de los Estados Unidos.  Una experiencia verdaderamente inolvidable.  Crispin lo hace y lo dice todo.  Es una fiesta de humanidad y es un ladrón de corazones.

RC.-que representa para ti formar parte de la facultad de teatro de “LEESTRASBERG”..?

Es poder brindarles a actores de todo el mundo la oportunidad de seguir un sueño que solo pocos se atreven a seguir.  Yo se que vienen los actores al Instituto con todo su corazón a tratar de lograr algo increíble y yo puedo ayudarles.  Es un honor.  Si no llegan a seguir una carrera profesional, al menos es mi obligación que lo que hacemos juntos en el salón les enriquezca la vida por el resto de su vida.  Es increíble ver la belleza de las personas que vienen a estudiar a Nueve York – estoy agradecido de tener este honor.  Anna Strasberg me trata como miembro de su familia y me honra con mucho apoyo.

RC.-Mauricio desde cuando eres miembro de “MENSA”.     Sociedad internacional de personas de alto coeficiente      Intelectual…?

Hace unos cinco años tome una prueba de alto coeficiente en el Internet y me salio altísimo – Ja!  Pues no lo creí pero me fui a MENSA a tomar las pruebas totalmente creyendo que me iban a rebotar, y por pura sorpresa me aceptaron.  Me dio mucho animo ser aceptado y saber que en realidad tengo la inteligencia de hacer cualquier cosa.  Por lo cual tengo mucho mas fe en la forma en la cual yo he escogido vivir mi vida como actor y maestro.  No soy naturalmente ambicioso pero si tengo buena suerte.  Si estoy haciendo lo que quiero con mi vida y se que eso es una gran fortuna.

RC.-Que es la actuación para Mauricio Bustamante…?

Poder vivir altas realidades frente al público.  Tener la experiencia de todo durante la escena.

RC.-Quien es Mauricio Bustamante frente al teatro…?

Un payaso.  Soy buen hombre.  Soy amable.  Soy cariñoso.  Tengo buen corazón.  No hago los taxes a tiempo ( nunca).  Soy limpio.  Me gusta la soledad.  He viajado por todo el mundo.  Soy flojo.  Prefiero no hacer nada que hacer algo.  Tengo miles de amigos en todos los caminos de la vida.

Anuncios

Publicado el mayo 29, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: