Gloria Perez Salmeron

Es una bibliotecaria española. Es presidenta de la Federación Española de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (FESABID),1 y desde julio de 2010 es la directora de la Biblioteca Nacional de España.

Nació en Barcelona y se diplomó en Biblioteconomía, más tarde, licenciándose en Documentación por la Universidad de Barcelona, haciendo un posgrado en gestión de bibliotecas por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Su carrera ha estado ligada a la biblioteca pública, sobre todo cuando fundó en 1992 la bibioteca Can Casacuberta (Badalona), rehabilitando un viejo edificio de la industria textil. Su vida laboral se ha desarrollado en Cataluña, donde ha dirigido el servicio de Cooperación Bibliotecaria de la Generalidad de Cataluña desde 2005 a 2008, implicada en las tareas de provisión y gestión de la colección documental y del catálogo colectivo, acceso a la información y actividades de fomento de la lectura. También impulsó la creación y el mantenimiento del portal y extranet de bibliotecarios en Cataluña. Desde 2008 en presidenta de FESABID.

RC.-¿Qué recuerda de aquella biblioteca que visitaba de niña? ¿Extraña el fondo musical de Pau Casals?

 Tengo un gran recuerdo de la pequeña biblioteca de mi escuela, en Badalona. Se trataba de una habitación de paso entre dos aulas situada en el primer piso del edificio. Allí empezó mi afición por la lectura.

Pau Casals, un violoncelista y compositor catalán universal, era uno de los preferidos de la directora de mi escuela. Ella misma traía de su casa las cintas de casete que ponía. Las Suites de Bach, interpretadas por Casals, nos animaban a estar en silencio y concentrarnos en la lectura.

 RC.-¿Cómo definiría su infancia en Badalona?

Una infancia muy feliz. En mi casa, un pequeño negocio de hostelería, entraba y salía mucha gente, esto hizo de mí una niña extrovertida que hablaba con todo el mundo. También solía jugar con mis amigos fuera en el patio. Recuerdo que tenía muchos amigos seguramente porque mis padres, generosos por naturaleza, repartían merienda para todos. Y jugar conmigo significaba también tomar chocolate, refrescos y bollos.

 RC.-¿Dónde nace su amor a las plantas?

A mi padre le encantaban las flores y las plantas y me trasmitió ese amor. A él, de niño, su abuelo, un campesino murciano de Cieza, se lo llevaba al campo y a la huerta. Le supo explicar con detalle cómo se cultivaban y se cuidaban. En mi casa siempre ha habido muchas plantas con flores. A mí me gustan casi todas las plantas, no tanto las flores cortadas, y lo que más me sobrecoge son los árboles.

Hay un refrán menorquín que dice así: “D’arbres vells i amics d’infància no té qui en vol” que significa que árboles viejos y amigos de infancia no tienen quien les desee. Es decir, quien los tiene es que los ha conservado desde siempre.

Este refrán habla de la lealtad, creo que por eso me gusta tanto.

 RC.-¿En qué momento decide ser bibliotecaria?

Siempre lo he querido ser. Creo que desde niña. Al salir de la escuela me refugiaba en la biblioteca pública hasta que alguien de casa me recogía. Luego, en el bachillerato, hice el Servicio Social (una prestación civil) en esa misma biblioteca en la que, años más tarde, trabajé. Primero como ayudante, luego como bibliotecaria y directora.

RC.- Usted ha dicho que no es tecnóloga, que la tecnología es un vehículo. ¿Cómo lograr una buena relación entre usuario-biblioteca?

La tecnología nos ayuda a servir mucho mejor la información a nuestros usuarios, nos sirve de canal transmisor para llegar a los investigadores, en particular, y a la ciudadanía, en general.

RC.-¿Cómo define la era digital y la acción de la tecnología en las bibliotecas y archivos?

No sabría muy bien cómo definirla. Es una nueva revolución, no sólo relacionada con la producción, si no con el consumo de la información. Lo que sí me aventuro a decir es que estamos en la época “incunable de Internet” y ni nos imaginamos lo que está por llegar. La biblioteca ya se lleva en el bolsillo, se accede a ella por cualquiera de los artilugios por los cuales accedemos a Internet. Todo el saber en el bolsillo.

RC.- ¿Qué responsabilidad es ser la directora de la Biblioteca Nacional de España, institución que cumplirá 300 años en unos meses?

Es una gran responsabilidad. También un gran honor y placer. Además tengo el privilegio de ser testigo de una gran conmemoración, ya que el 29 de diciembre de 2011 celebrará 300 años. Será coincidiendo con la fecha de promulgación del decreto de su fundación, el 29 de diciembre de 1711. La BNE celebrará 300 años. Es la institución cultural pública más antigua de España.

Los actos del Tricentenario se desarrollarán a lo largo del 2012. La idea es que el amplio programa de actividades llegue a todos los colectivos y que contribuya a que haya un mayor conocimiento de la BNE.

Por este motivo, junto a las actividades más académicas como exposiciones, publicaciones y reuniones de expertos hispanistas, se celebraran otras actividades dirigidas a los diversos públicos: mayores, adultos, jóvenes y niños. Habrá actividades musicales, visitas teatralizadas e itinerarios didácticos.

Acompañaremos la programación con un plan de difusión en los medios de comunicación, aprovechando también la oportunidad que nos ofrecen las redes sociales.

 RC.-¿Cómo ha conseguido la Biblioteca Nacional de España tener más de 100.000 amigos en Facebook y cómo actúan para lograr lectores?

La biblioteca se ha propuesto andar con los tiempos, contextualizándose. La gente se mueve en las redes sociales, éstas son un buen instrumento para comunicarse con todo el mundo. A través del perfil de Facebook estamos presentes en los espacios de comunicación de la ciudadanía, en especial la que no puede venir físicamente a la biblioteca. Ya tenemos más de 106.000 fans de la BNE en Facebook y nos gustaría llegar a los 300.000 a finales de 2012. Así que, si aún no son ustedes amigos de la BNE, no duden en hacerlo a través de: http://www.facebook.com/bne

 También estamos presentes en otros canales sociales como YouTube, Slideshare, Flickr y actualizamos un blog en el que facilitamos la participación de nuestros usuarios y de nuestro personal. A todos ellos se puede acceder a través de la web de la BNE: http://www.bne.es

RC.-¿Qué importante es que la Biblioteca Nacional de España custodie obras como El Cantar del Mío Cid, el códice de Daza o cartas de literatos y de científicos?

La Biblioteca Nacional de España es el centro de Conservación bibliográfico nacional y es misión primordial custodiar y preservar todo el acervo documental español. Esas maravillosas obras se encuentran entre nuestros fondos, así como otras muy valiosas que forman parte de nuestra colección que en la actualidad reúne más de 28 millones de documentos.

 RC.-¿Cual es su libro preferido?

Una de las obras que más me ha impresionado ha sido los conocidos códices Madrid I y II de Leonardo Da Vinci, que se conservan en la BNE. Muy pronto van a convertirse en libros interactivos tal y como ya se está ofreciendo con El Quijote: http://quijote.bne.es/libro.html

RC.-¿Desde cuando preside la Federación española de sociedades de archivistas, biblioteconomía, documentación y museística?

Presidí FESABID desde abril de 2008 y, tras mi nombramiento como directora de la Biblioteca Nacional de España, dimití para que se realizaran nuevas elecciones.

 RC.-¿Cómo define usted la Biblioteca Nacional 2.0?

La BNE 2.0 es un reto. Se trata de combinar varios aspectos: adaptar nuevas herramientas, ofrecer diversidad de fuentes de información, incrementar el flujo de conocimientos, ampliar los perfiles de usuarios, obtener un mayor dinamismo en el proceso pregunta-respuesta y capacidad de interactuar con usuarios y otros centros de documentación y bibliotecas.

 RC.-¿Usted cree que la modernidad nos compromete a un nuevo modelo de creación y difusión del conocimiento?

El modelo de creación ha cambiado. El medio digital abarata la producción y distribución del libro hasta el punto que si bajan los precios y aumentan o se mantienen los mecanismos de descarga, el consumo se va a incrementar de forma exponencial. El nuevo modelo de negocio está basado en la cantidad de descargas para su uso y su lectura.

Los editores y distribuidores deben ofrecer venta de contenidos en línea y, en la medida de lo posible, hacer todavía más asequibles los precios de esos contenidos.

Sinceramente, creo que si se populariza la librería electrónica el sector podrá salir fortalecido.

 RC.- ¿Cómo promueve la institución que dirige la difusión del Patrimonio Bibliográfico Nacional Español?

Son diversas las líneas que mantiene la BNE para difundir el patrimonio bibliográfico español. En primer lugar lo hace a través del Museo de la Biblioteca y de las actividades didácticas basadas en sus contenidos. También con las exposiciones de sus colecciones, que se presentan físicamente y de forma virtual a través de la web. Además, con los ciclos de conferencias de expertos en las diversas materias del conocimiento; en las charlas con autores, literatos, historiadores, filósofos y científicos.

La BNE sumó en el 2010 más de 150 acontecimientos culturales y recibió 560 visitas guiadas.

Además de ofrecer la Biblioteca Digital Hispánica y la Hemeroteca Digital a través de Internet.

RC.- ¿Háblenos de la exposición de los códices de la Capilla Sixtina que se pudo ver este año en la Biblioteca Nacional de España?

La BNE, en colaboración con el Centro de Estudios de Europa Hispánica, presentó una magnífica exposición de códices de la Capilla Sixtina, en concreto, la colección que el cardenal Lorenzana trajo a España desde Roma para salvarla de las tropas Napoleónicas.

En la actualidad esta colección se encuentra repartida entre la Catedral de Toledo, la Biblioteca de Castilla –La Mancha y la Biblioteca Nacional de España. Se procedió a la restauración de estos valiosos códices y, primero, se mostró en la sala Hispóstila de la BNE y, después, ha viajado al Meadows Museum de Dallas (EE.UU.) para que fuera admirada por los interesados en la bibliofilia.

RC.-¿Conservan materiales de la historia de México?

En la BNE se conservan documentos de México y de toda la América hispánica, ya que durante un siglo la BNE fue la Biblioteca Nacional de toda la Hispanidad. Hace doscientos años, con las independencias de Iberoamérica y el nacimiento de las repúblicas, cada estado fue fundando su propia biblioteca nacional.

 RC.- ¿Quién es Gloria Pérez-Salmerón?

Una bibliotecaria luchadora y muy entusiasta.

Anuncios

Publicado el julio 23, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: