Mercedes Gomez Benet

“MERCEDES GOMEZ BENET NACIO EN MEXICO, D.F. ES EGRESADA DEL CONSERVA-
TORIO NACIONAL DE MUSICA, LA ESCUELA VIDA Y MOVIMIENTO Y LA UNIVERSIDAD DEL SUR DE TENNESSEE. HA FORMADO PARTE DE LA ORQUESTA SINFONICA DEL ESTADO DE MEXICO, LA ORQUESTA FILARMONICA DE LA CIUDAD DE MEXICO, LA ORQUESTA SINFONICA DE MINERIA Y ES INTEGRANTE DE LA ORQUESTA FILARMONICA DE LA UNAM DESDE HACE 14 AÑOS.”

RC.-Mercedes, ¿qué recuerda de su abuelo y su guitarra?

El enorme ritmo de la música española en su repertorio, su voz, el sillón donde se sentaba a tocar, sus manos grandes y enorme sentido del humor.

RC.- ¿Entonces ya venia la “música” en la sangre, verdad?

La presencia de mi abuelo y su música para guitarra fue tan importante como la música en discos que se escuchaba en mi casa cuando yo era pequeña. Siempre sonaba allí buena música. Ello ayudó a formar mi memoria musical. También íbamos de vez en cuando a conciertos en vivo. Tomé un tiempo de clases de piano y participé en la escuela en coros. Aprendí un poco de flauta dulce y en casa me gustaba pasar de un instrumento a poco las nuevas melodías que aprendí o lo que quería tocar de oído. Definitivamente fui afortunada de que la música se fomentara en mi casa.

RC.- ¿Cuándo se enamoró ciegamente del arpa?

Cuando ingresé al conservatorio y me enamoré del quehacer musical. El arpa fue en esa primera impresión, como una guitarra inmensa cuya sonoridad me atrapó. También sus cualidades expresivas y los muchos timbres que puede producir. Me di cuenta de que conocía muchas obras del repertorio, por los discos que escuché de niña. Poder tocar esas piezas era un gozo profundo, pues ya estaban en mi memoria auditiva. Luego gocé el entender con el intelecto lo que ya estaba en mi intuición.

RC.- ¿Qué empezó a escribir a los 15 años?

Cartas, poemas y algunas pequeñas obras de teatro para el taller de teatro escolar. También cuentos para mis hermanos pequeños.

RC.- ¿A dónde va el sonido del arpa?

Al espíritu de los oyentes.

RC.- ¿Cómo fue su paso por el Conservatorio Nacional de Música?

Muy motivante. Tuve excelentes maestros, como José Suárez que me enseñó armonía y contrapunto; Mario Lavista, que me inculcó el interés por la música del Siglo XX y me marcó con su profunda cultura general. Gocé los cuatro años de orquesta sinfónica escolar (con el Maestro Savín), que me sirvieron después para mis primeros trabajos profesionales y agradezco especialmente a la maestra Judith Flores Alatorre, quien me puso por vez primera las manos en el arpa. Como la carrera es tan larga, los aprendizajes se van ramificando según el camino que los primeros trabajos le imprimen a la vida de cada músico, y así de larga es la lista de los agradecimientos a otros maestros que tuve después fuera del conservatorio y del país. También aprendí que hay músicos de todos tipos y que no todos tenían los mismos intereses ni actitud de trabajo.

RC.- ¿De qué manera participó en la recopilación de sones jarochos con fines didácticos?

Me di cuenta de que había terminado la carrera de arpa en el Conservatorio y no sabía tocar ningún son jarocho, género que siempre me gustó, pues de niña también participé en talleres de danza folclórica. Me puse en contacto con el grupo Mono Blanco, y con su arpista jarocho Octavio Vega aprendí como se hace música sin partituras, escuchando y repitiendo hasta que se puede improvisar poco a poco. De ese maravilloso descubrimiento surgió mi idea de hacer una recopilación en partitura de los principales patrones que contienen algunos sones, como ejemplo para mis alumnos u otros músicos que compartieran este mismo interés por el son. También pensé que los patrones jarochos podrían ayudar a los arpistas clásicos como ejercicios técnicos. Me sorprendió mucho que, al paso del tiempo, hubiera otras personas interesadas en el libro CHILPACHOLE DE ARPA, aparte de quienes yo pensé serían los más entusiasmados. Por ejemplo, músicos populares sin formación académica que compraron el libro para iniciarse en la lectura y el solfeo, o músicos de países muy lejanos a México, pues el trabajo se hizo en español e inglés y llegó así a otras latitudes.

RC.- ¿Qué son para usted sus 4 hijas?

La otra maravilla de la vida junto con la música: la vida misma envuelta en amor.

RC.- ¿Existe mucha música mexicana que aún no se rescata?

Sí. Creo que en ello reside la importancia del trabajo de los investigadores y musicólogos que cada día encuentran más tesoros musicales que nos llenan la vida a los intérpretes. En el quehacer musical, es muy importante la participación de otros músicos con otros objetivos. Desgraciadamente, el nivel de la música comercial que cada día invade más nuestra vida diaria, está pisoteando muchísima música buena que no llega a todos, pues no se vende como la de los medios que en lugar de educar, atrofian los sentidos. Es un círculo vicioso en que, si a la gente se le llena de mala música, sus gustos quedarán marcados por ese tipo de música rala. No he encontrado nunca un mal público para la música que he tocado. Creo que todos necesitamos buena música. Simplemente no se difunde como se debería y eso es parte de una política cultural que debería ser mucho más vasta y apreciada en nuestro país.

RC.- ¿Por qué escribir para niños?

Por que las historias y los niños son amigos entrañables. El poder de un buen cuento puede marcarle la vida por siempre a un niño. Si necesitamos un mejor país, hay que colaborar con sembrar buenas semillas en los que crecen y tomarán decisiones por esta golpeadísima tierra algún día.

Las personas que leen, suelen tener una fuerza interior poderosa, cuentan con una especie de columna que sostiene sus pensamientos y actos de una manera diferente. Nos hace falta leer mucho más y que nuestros niños se enamoren de la lectura tanto como de la buena música.

RC.- ¿En 2002, qué libro le editó la editorial Venezolana Playco?

ODONIR Y LOS RATONES, un cuento sobre un director que maltrata a sus músicos. En el mismo teatro donde trabaja esa orquesta de humanos, ensaya otra orquesta de ratones que están cansados de escuchar insultos a sus colegas. Deciden entonces ayudarle a Odonir, el personaje principal, que es un contrabajista chaparrito y tímido.

RC.-Mercedes, ¿con qué proyecto participo como maestra en la Universidad de Bloomington, EUA?

Fui junto con Janet Paulus, mi colega de SONDOS, DUÓ DE ARPAS, a impartir una clase magistral y presentar las piezas para dos arpas escritas por Armando Luna, un compositor mexicano nacido en Chihuahua, con quien he colaborado mucho. Le pedí que escribiera piezas para dos arpas que ayudaran a que los alumnos de arpa le perdieran el miedo a la música contemporánea. Cada movimiento es como un estudio con algún elemento específico del lenguaje contemporáneo. Como se tocan con dos arpas, los jóvenes arpistas también aprenden a tocar en ensamble y escucharse mientras llevan su propia música, misma que debe combinarse con la otra arpa. Resultaron ser buenos estudios técnicos, pero además, piezas muy brillantes que pueden presentarse en cualquier recital. Ahora ya son parte del repertorio internacional y eso nos llena de orgullo y alegría.

RC.- ¿Cómo surgió “Panteón de Fiesta”, obra que ha llevado a España, Alemania, Francia; Cracovia y Varsovia en Polonia?

Escribí PANTEÓN DE FIESTA por la invitación que recibió FACTO TEATRO, una compañía de teatro de papel, (o teatro de juguete, como se le llama también) por parte del Music Center en los Ángeles California. El actor y director de dicho grupo, Alejandro Benítez, ya había trabajado conmigo en una obra de teatro anterior que escribí, llamada DE LA OREJA AL CORAZÓN, con títeres grandes. Fue un reto bien interesante escribir para teatro miniatura, donde los diálogos han de ser muy ágiles, la escenografía está hecha de papel, madera y cartón y todo sucede sobre una pequeña mesa, gracias al excelente trabajo actoral de los integrantes de la compañía (Alejandro Benítez y Mauricio Martínez). He aprendido mucho de esta experiencia, de los comentarios del público hacia un tema como el manejo de la muerte en México, de la riquísima tradición de Día de Muertos y de cómo se puede hacer buen teatro con presupuestos menores a los que se necesitan para una gran producción. La obra está escrita en siete actos, igual que los siete pasos o pruebas que según la mitología náhuatl, habían de pasar aquellos quienes morían de muerte natural antes de llegar al Mictlán, el cielo que les correspondía. Trasladé esas pruebas (montañas chocadoras, una terrible lagartija, un cocodrilo, ocho desiertos, colinas, cueva con piedras y cuchillos y cruzar el Río Chiconahuapan sobre un perro xoloescuincle sin mancha), al México contemporáneo, subrayando los horrores de la burocracia, las bondades del humor, el miedo a la soledad, el calor de los afectos y otros aspectos, entre los cuales está también y como siempre, el espacio para la música en vivo. En este caso, la música estuvo a cargo de los arreglos de Ernesto Anaya, con quien toco en vivo durante las presentaciones.

RC.- ¿Qué experiencia fue la maestría en Arpa en el Conservatorio Real de Estocolmo?

Significó un respeto muy grande de mis colegas suecos hacia la trayectoria de mi trabajo de años, un ejemplo de mente abierta de una institución educativa que promueve nuevas maneras de aprendizaje, le da gran importancia a la nueva música, permite que sus compositores encuentren su propia voz, respeta y motiva el proceso creativo. Me dejó marcada para siempre y con un agradecimiento profundo, por la enorme ayuda que me otorgaron mis colegas nórdicos durante los meses de maestría, yendo y viniendo de México hacia allá, todo ello mientras seguía trabajando en la orquesta y dando clases aquí. Cuando toqué la audición de entrada en Estocolmo, me pidieron una entrevista en la cual me preguntaron en qué me podían ayudar. Hace muchos años que no escuchaba una pregunta tan hermosa. Me impresionó lo prácticos y eficientes que son. Regresé con energía renovada.

RC.-Mercedes, ¿qué es el Arpa para usted?

Uno de los instrumentos más expresivos y ricos, que siento como si fuese la continuación de mis brazos y el rincón más profundo de la voz de mi voz, por así decirlo. Es el único instrumento (o de los pocos) en el cual la música se produce directamente con los dedos de ambas manos. Otros instrumentos requieren un mecanismo de por medio, (como las teclas), o un arco que frota una cuerda. Es delicioso producir la música directamente en contacto con las cuerdas que, como dato curioso, están hechas de tripa, metal y nylon según el registro donde se necesite mayor o menor calibre en ellas. Me gusta que sea un instrumento de madera que a veces suena como agua. Es muy vital, ¡al menos para mi!

RC.- ¿Cómo podríamos fomentar más interés a ese bello instrumento musical?

Las arpas clásicas no se construyen en México, por lo que es caro adquirirlas. Creo que necesitamos mayor valoración de la cultura en general, que no se tome como si fuera un lujo, sino como un alimento diario que necesitamos para crecer. Por supuesto, una mayor educación musical ayudaría muchísimo a fomentar el interés, las vocaciones, los talentos y todo lo que van conectado a ello.

RC.- ¿Después de su reciente conferencia en la Fonoteca Nacional, qué proyectos a corto plazo tiene agendados?

Espero confirmación de algunos conciertos que me gustaría tocar con el dúo, con el Ensamble y mientras, preparo la grabación del siguiente disco de SONDOS, dúo de arpas, con Janet Paulus.

RC.- ¿Qué tendríamos que hacer para tenerla aquí en Piedras Negras con un concierto?

Conseguir un lugar donde realizar el concierto, los apoyos necesarios, tiempo de antelación para organizarlo bien, un transporte para que arpas y que los músicos viajaran seguros y contarnos qué tipo de programa les gustaría escuchar.

RC.- ¿Quién es Mercedes Gómez?

Una mexicana agradecida que toca el arpa y escribe historias, algunas inventadas y otras casi verdaderas.

Anuncios

Publicado el diciembre 12, 2011 en Música. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: